Untitled

Te quiero.
Fíjate, con la de gente que hay en el mundo.
Con lo complicado que es encontrarse entre tanto tedio.
Te quiero por cómo eres y no por cómo opinas, qué llevas, qué tienes o qué no
y mira que es difícil gustar siendo uno mismo.

Pero, mira, me gusta tu manera de usar los emoticonos, por ejemplo.
Serpiente, carita enseñando dientes, corazón morado.
Esa forma de combinar y romper lo predeterminado para y por mí, haciendo que cualquier lugar común sea como una especie de secreto.

Te quiero.

Y por eso te lo digo.

Porque nunca diré algo que no siento.

Porque no sé callarme lo bonito.

Porque no puedo, y si te soy sincera, no quiero.

Te parecerá extraño aún después de habertelo dicho en tantas ocasiones, pero yo ya sentía cosas las primeras tres veces que nos vimos después de.

No eran cosas relacionadas con una cama sino cosas que me arrancaron de la rutina. Y cuando te conocí no tenía que pensar en mí ni en lo correcto ni en las elecciones.

Te quiero.

Y por eso me gustaría dormir abrazada a ti. Y en mitad de la noche, no sé, un calentón tonto y reírnos los dos.

Te parecerá extraño, pero sé que voy a hacerlo siempre. Quererte, digo.

Y, la verdad, no sé que hacer con ello.

Tal vez pinte una pared.
O haga una tarta.
O salga a pasear y fotografíar atardeceres.
O escribir.

Sí, escribiría hasta hacerte imaginarlo,
pero para entonces, seguramente, ya te estaría queriendo un poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s